Estudios de animación Pixar: La historia detrás del estudio

La mayoría de nosotros conocemos los Estudios de Animación Pixar como el estudio dominante establecido que es hoy en día, responsable de algunas de las más grandes películas animadas de nuestro tiempo. Pero la verdad es que este estudio masivamente exitoso vino de comienzos muy humildes. De hecho, en sus primeros años el estudio estuvo constantemente al borde de la bancarrota, perdiendo millones de dólares, incluso después del éxito de Toy Story.

En este artículo descubro la historia detrás de Pixar, y cómo su fundación fue posible gracias a 3 personas muy diferentes, con talentos muy distintos.

Mira el video o sigue leyendo

La historia de cómo surgió Pixar gira en torno a 3 actores principales: Un artista, un científico y un empresario. Los tres trabajan juntos, aunque por separado, para encontrarse un día y crear algo increíble.

El Artista

El artista de esta historia es un tipo llamado John Lasseter. Probablemente has escuchado ese nombre. John se convertiría en un director ganador de un premio de la academia responsable de algunas de las mejores películas de Pixar, incluyendo Toy story, pero en 1975 era un estudiante de primer año en un nuevo programa en CalArts, aprendiendo animación al estilo de Disney.

El programa fue impartido por leyendas de la industria, entre ellas algunos de los 9 ancianos de Disney. Entre sus compañeros de clase estaban Tim Burton y Brad Bird, que más tarde se convertirían en prolíficos cineastas. Este era un entorno muy emocionante y creativo para un estudiante de animación.

Durante su tiempo en CalArts John creó 2 películas ganadoras de premios de la academia de estudiantes, y al graduarse consiguió el trabajo de sus sueños - fue contratado por el estudio de animación de Walt Disney.

Durante su estancia en Disney, trabajando como animador, se topó con la animación por ordenador y propuso una idea para hacer una película de animación utilizando gráficos por ordenador para el entorno y animación a lápiz para el personaje. La idea se la planteó a los altos cargos de Disney, que le respondieron: "La única razón por la que consideraríamos el uso de gráficos por ordenador para el entorno y la animación a lápiz para los personajes": "La única razón por la que consideraríamos usar el ordenador para la animación es si lo hace más rápido o más barato".

Poco después del lanzamiento, John fue despedido del estudio.

El científico

Más o menos al mismo tiempo, George Lucas contrató a un tipo llamado Ed Catmull para desarrollar un sistema de edición de películas y un sistema de edición de sonido digital, todo ello para avanzar en los gráficos por ordenador y crear efectos visuales innovadores para las películas.

Ed Catmull creció amando la animación, viendo dibujos animados y viejas películas de Disney durante toda su infancia. Renunció a su sueño de convertirse en animador, pensando que no era lo suficientemente bueno, y siguió una carrera en la ciencia.

Estudió informática en la universidad de Utah, donde obtuvo su doctorado, y ha realizado trabajos pioneros en el campo de las imágenes por ordenador. Luego se le pidió que dirigiera el laboratorio de gráficos por ordenador en el NYIT.

Ed era un brillante científico, responsable de algunos de los principios más utilizados de la animación por ordenador como el z-buffer, el mapeo de texturas y las superficies de subdivisión. Básicamente inventó los gráficos 3D tal y como los conocemos.

Mientras trabajaba en Lucas Films, Ed le pidió a John que se uniera a su división después de conocerlo en un evento de la industria. Ambos tenían el mismo sueño de hacer un día el primer largometraje de animación por ordenador, los dos congeniaron enseguida, pero en aquel momento (1983) ese sueño aún estaba lejos.

Esa división en las películas de Lucas, entonces llamada La División de Gráficos por Computadora, produjo algunos de los usos más revolucionarios de las imágenes por computadora en las películas de esa época. Produjeron la primera escena completamente generada por computadora en Start Trek: Wrath of Khan, y el primer personaje generado por computadora para el joven Sherlock Holmes.

Dentro de esa pequeña división, John hizo el primer corto animado del mundo usando animación por computadora - Las Aventuras de André y Wally B.

Crear imágenes tan complejas requería construir una poderosa computadora hecha a medida. Esa computadora se llamaba la Computadora de Imagen Pixar. Debido a la gran demanda de imágenes por computadora y gráficos avanzados en otras industrias, la División de Gráficos por Computadora fue reimaginada como Pixar.

Todavía soñando con hacer un largometraje animado por ordenador, un sueño que no le interesaba a George Lucas, Ed buscó un inversor para financiar un adelantamiento tan grande, pero durante mucho tiempo no hubo interesados.

El hombre de negocios

Mientras tanto, en Cupertino, Steve Jobs, que fue expulsado recientemente de Apple, fundó su siguiente empresa, llamada... bueno, Next. Steve fue uno de los prospectos de inversionistas llamados a echar un vistazo a Pixar, y decidió invertir. Le compró Pixar a George Lucas por 5 millones de dolares, colocando otros 5 millones para mantener la compañia funcionando.

Después de la adquisición, el equipo quería hacer otro corto de animación para establecer quiénes eran y mantenerse en el camino de la realización de películas. John, a quien le encantaba animar objetos inanimados, animó por sí solo un cortometraje sobre una lámpara y su descendencia - titulado Luxo Jr. Ese cortometraje fue nominado más tarde a un premio de la academia y fue el primer cortometraje generado por ordenador que recibió esa nominación. La lámpara de esa película se convirtió en la mascota de Pixar.

A pesar del enorme potencial, Pixar estaba luchando. Estaban licenciando su software de render Renderman que se convirtió en el estándar de la industria para efectos visuales en películas, usado en grandes películas como Jurassic Park, pero a pesar de eso no podían obtener beneficios.

Empezaron a hacer comerciales, consiguiendo clientes como Trident y Tropicana. Hicieron visualización médica, imágenes sísmicas, vendieron su hardware (la computadora de imágenes Pixar) que era muy costosa, pero con todos sus esfuerzos no pudieron hacer que su producto fuera lo suficientemente viable comercialmente para sostenerse.

Steve Jobs estuvo perdiendo cerca de 1 millón de dólares cada año durante 5 años.

Haciendo cortos...

Los graves problemas financieros no impidieron que el equipo hiciera más cortos animados por ordenador. Su tercera película, Tin Toy, que cuenta la historia de unos juguetes que intentan escapar de un bebé aterrador, ganó el premio de la academia en 1988.

Disney, que no mucho antes había despedido a John, vio el éxito de sus cortometrajes y le pidió que volviera a dirigir un largometraje. Este era el sueño de toda su vida para John, y actualmente trabajaba en una compañía al borde de la bancarrota, pero rechazó a Disney y se quedó con Pixar, todavía soñando con hacer el primer largometraje de animación por ordenador.

Después del éxito de Tin Toy, la idea de una película entera desde el punto de vista de los juguetes se le quedó grabada, y a pesar de rechazar a Disney no hace mucho tiempo, John sabía que si iban a hacer un largometraje completo necesitarían el apoyo financiero de un estudio más grande para la comercialización y la distribución. Disney era el candidato perfecto. Les presentó la idea y les encantó.

Hacer las cosas de manera diferente

En esa época, las películas animadas tenían un solo estilo: el estilo Disney. Ese estilo estaba tan establecido, que cuando se le pidió a Tom Hanks que hiciera una voz para la película, preguntó: "No me vas a hacer cantar, ¿verdad?"

Pero la gente de Pixar quería hacerlo de manera diferente. Tenían un conjunto de reglas que se fijaron a sí mismos:

  • No habría canciones
  • No hay un momento "quiero".
  • No hay un pueblo feliz
  • No hay historia de amor
  • No hay villano

Esto iba en contra de todo lo que estaba funcionando en el mundo de la animación en ese momento.

A pesar de su impulso de hacer algo diferente, los ejecutivos de Disney estaban a sus espaldas, dándoles notas e ideas. Eran el estudio experimentado y pensaban que sabían lo que hace funcionar a las películas de animación.

Después de un año de preparación, trabajando en los storyboards y los reels de historias, guiados por Disney, proyectaron el lanzamiento de lo que sería Toy Story. Disney lo odiaba. No era divertido. No se movía, Woody era un personaje horrible. La película claramente no funcionaba. Disney cerró la producción al día siguiente.

Re-haciendo Toy Story

Esto podría haber sido el final para Pixar.

John, sin embargo, no se dio por vencido en la historia en la que creía. En un período de 3 semanas, con un equipo talentoso pero pequeño, rehició la historia como quería originalmente, sin todas las notas e ideas de los experimentados ejecutivos de Disney.

Lo proyectaron de nuevo, y esta vez la historia funcionó. La producción estaba de nuevo en marcha.

La película tardó casi 5 años en realizarse, y en 1995 se estrenó para convertirse en la película de mayor recaudación de ese año, con 192 millones de dólares a nivel nacional y 362 millones de dólares a nivel mundial. La película obtuvo 3 nominaciones al Oscar y John recibió un premio especial por hacer el primer largometraje de animación por ordenador.

Parecía que Pixar estaba a salvo, el estudio era ahora un éxito y sus preocupaciones habían terminado, pero ese no era el caso.

Ir al público...

Había un gran problema. Según el trato que hicieron con Disney, Pixar no tenía los derechos de ninguna de las ganancias de la mercancía y de hecho apenas ganaba dinero con la película. Todavía estaban luchando financieramente. Decidieron que su única opción era salir a bolsa para recaudar capital.

Fueron la mayor oferta pública inicial de acciones de 1995, superando incluso a Netscape, recaudando 132 millones de dólares.

Disney quería renovar su acuerdo para distribuir más películas de Pixar, y firmaron un nuevo contrato para producir 5 películas más en conjunto durante un período de 10 años, esta vez dividiendo los beneficios al 50%.

Sin embargo, hasta el momento, no estaban seguros de que Toy Story fuera sólo una casualidad, por lo que era su segunda película la que determinaría el futuro del estudio. Por suerte, A Bugs life se convertiría en la película de animación más exitosa de ese año.

Mudanza a Emeryville

El estudio empezó a crecer rápidamente, y su sede se hizo demasiado pequeña para acoger al número de personas que había. Steve tenía el ojo puesto en un gran terreno en Emeryville, y allí diseñó el nuevo cuartel general de Pixar, basado en la idea del espacio abierto y la colaboración no planificada. Un enorme espacio donde la gente de diferentes departamentos puede encontrarse entre sí, en lugar de estar segregados en pequeñas habitaciones en diferentes pisos. En el año 2000, el equipo de Pixar se mudó a su nueva ubicación y se quedó allí desde entonces.

Pixar entonces procedió a romper sus propios records una y otra vez, haciendo algunas de las películas de animación más exitosas de la historia. Pero los problemas aún estaban por venir.

El contrato con Disney se acabó y su relación se agrió. Ese podría haber sido el final de su relación, pero Disney tenía los derechos para seguir haciendo secuelas de las películas de Pixar si querían, y John no podía soportar ese pensamiento. Era como tener a tus hijos criados por alguien más.

Fusión con Disney

Por suerte para todos, el liderazgo de Disney pasó por un cambio de liderazgo muy necesario, y Bob Iger asumió el cargo de presidente.

Con el objetivo de revivir el estudio de Disney de nuevo a sus días de gloria, en su primera semana como presidente Bob llamó a Steve para una reunión. Quería fusionar las dos compañías, sintiendo que Pixar sabía algo que Disney había olvidado.

Esto parecía un pensamiento horrible para la gente de Pixar, después de su experiencia negativa con Disney, y el miedo a perder su identidad era grande, pero Steve sentía que Bob era diferente, y tenía la idea correcta para el futuro de las dos compañías. Trabajaron duro durante mucho tiempo en un contrato y en 2006 Disney compró Pixar por 7.400 millones de dólares.

Ese acuerdo convirtió a Steve Jobs en el mayor accionista de Disney, a John Lasseter en el director creativo de Disney y de Pixar (incluyendo la supervisión de todos los parques temáticos de Disney), y a Ed Catmul en el presidente de Pixar y de los estudios de animación de Disney.

El estudio siguió produciendo éxito tras éxito, ganando múltiples premios de la academia y en 2010 Toy Story 3 se convirtió en la película de animación de mayor recaudación de todos los tiempos.

Después de años y años de lucha, incertidumbre y de vivir con el miedo a cerrar, Pixar lo había logrado, todo gracias a la devoción y el talento de un artista, un científico y un hombre de negocios.